viernes, 8 de junio de 2018

Revista CELCE MAGAZINE Nº 91 - Mes de junio de 2018

***



Si la comunicación externa es fundamental, también lo constituye la interna, que es 
la auténtica fuerza que aglutina y coordina las diversas esferas empresariales. No 
hay mejor sistema para conseguir el máximo compromiso de todos los miembros de 
una compañía que la existencia de un alto grado de motivación colectiva. Y ese 
interés de grupo solo se logra con una eficiente comunicación interna.

Más que un libro relativo a temas con cerveza, traigo a nuestros lectores un tomo de 
hemeroteca; es decir la encuadernación de una publicación periódica para su archivo. Se 
trata de EL PERIÓDICO DE CRUZCAMPO, edición que empezó a publicarse en noviembre  de 1993 
cuando la cervecera andaluza estaba participada por Guinness. Eran 
pues los tiempos del Grupo Cruzcampo, S.A., una de las pioneras empresas que dedicó 
personal y presupuesto en comunicación interna cuyo presidente Robert Hermans, 
entendió esta fórmula como aglutinadora del personal procedente de 6 distintos centros de 
trabajo y 15 centros de distribución. Las sociedades fusionadas fueron: La Cruz del Campo,
  El Alcázar, Henninger Española, Industrial Cervecera Sevillana, Unión Cervecera, 
más Juan y Teodoro Kutz.

El soporte en papel fue de generosas proporciones, similar a un formato tabloide pero en 
realidad se imprimió en páginas de 29x35 cm, a todo color, figurando en su cabecera el 
logo cuadrado que simulaba un cubo geométrico lleno de espumosa cerveza. En total se 
editaron 24 números normales mas 3 ediciones especiales: nacimiento Cruzcampo Oro 
(más de un siglo de etiquetas), otra “Mercado Cervecero” y “Las Marcas del Lider”, y la 
última dedicada a “La Innovación”. Todo en distintos períodos según fueron realizados por 
la Dirección General de Recursos Humanos, pues en ocasiones aparecieron cada 3 o 4 
meses, hasta marzo del año 2000.

 

He obtenido varias fotos de sus páginas en orden aleatorio, pero aún así, durante casi esos 
siete años que duró su publicación y envío a todos los empleados del desaparecido Grupo 
Cruzcampo, se advierten sucesivos cambios en virtud de las directrices que se iban 
imponiendo por sus diferentes propietarios. Al principio era una información muy completa, 
si se quiere institucional y corporativa, pero donde intervenían diferentes departamentos o 
los mismos empleados que, a modo de ágiles corresponsales, estaban repartidos por las 
distintas fábricas propiedad de dicha sociedad mercantil.

Después vendrían dos cambios importantes, cuando la marca Cruzcampo pasó de 
Guinness a la multinacional Diageo, y de ésta asumir la unión con El Águila que tras 
desaparecer la misma vendría a concluir en la actual cervecera Heineken España, S.A. Y 
se llega a la conclusión de que el estilo periodístico en los inicios de este medio de 
comunicación interna, también fue variando como era de esperar pero sin dejar algunas 
secciones a considerar como clásicas y la importancia de destacar los valores de distintos 
empleados: obreros, técnicos, comerciales, administrativos o directivos, en la sección 
TODO UN TIPO, lema éste clásico en la publicidad comercial cuando se citaba la figura del 
Gordito de Cruzcampo. Tampoco faltó nunca una columna de salida, en la última página de 
cada periódico, dedicado a detalles curiosos, unas breves líneas, según novedades 
personales o departamentales, que se recibían desde fábricas o delegaciones de esta 
cervecera.

He tenido la curiosidad de repasar, una por una, las 292 páginas que se llegaron a publicar. 
Recuerdo cuando las recibíamos, dobladas, en cada centro de trabajo y al poco tiempo se 
decidió su envío directo por correo postal al domicilio particular de cada empleado. Hay que 
destacar el interés por dar a conocer las propias noticias que, entre el personal, fábricas, 
delegaciones, departamentos y diferentes direcciones de la empresa, se llegaron a 
comunicar 942 novedades mientras que se ilustraron sus páginas con 860 fotos.


 

Con un buen equipo de redacción, donde tuvieron en cuenta a este comentarista como 
colaborador y fotógrafo, cada portada llevó el correspondiente “Sumario”. También se hizo 
posible hacer constar a los autores de diversos artículos, por ser éstos más extensos que 
una breve noticia; en total 65 con firma. E igual número en cuanto a la inserción de 65 
cuadros comparativos y gráficos, por la facilidad de explicar en éstos distintas evoluciones 
propias, promociones, ventas, series estadísticas, mejoras sociales, medio ambiente, etc., 
que generaba la propia empresa en sus diferentes secciones.

Una unidad bien interesante, como decía anteriormente, era la dedicada a resaltar diversos 
empleados, por alguna peculiaridad en función de su labor, de su profesión, antigüedad, o 
características que se tenían en cuenta como una distinción para la propia empresa al 
contar con empleados como aquellos 25 que recibieron casi una página entera en su 
merecido y particular homenaje. Al lado otra sección, otra curiosidad, “Nuestra Gente”, se 
llegaron a destacar 179 citas, relacionadas con el personal laboral de todas las fábricas y 
secciones; detalle éste que no alcanzaba a la categoría de una extensa noticia, pero si 
resultaba grato recibir este tipo de menciones entre los empleados.

También fue una publicación donde se insertaron 80
 dibujos o logos y 19 desideratas, descriptivos los 
primeros y razonamientos sociales las segundas. 
En sus dos primeros años cada ejemplar se 
imprimía a 8 páginas en color; a partir de julio de 
1995 se pasó a 12 páginas, excepcionalmente el 
número especial de noviembre de 1998 se lanzó 
con 16 páginas impresas, mientras que en enero de 
1998 y agosto de 1999 dos números especiales 
volvían a 8 páginas. Durante gran parte de este 
tiempo, la dirección del periódico se llevó desde 
Recursos Humanos, siendo el titular de la Dirección 
de RR.HH. Juan de la Torre Fabre , y gran 
impulsora del proyecto María Soto Osborne; fue 
coordinador del periódico en en toda su vida 
editorial Alfonso Heras Palomo, de la mano de un 
buen asesor periodístico, José Álvarez Marcos. 
 
En noviembre de 2000 se anunció su cierre, 
por integración empresarial en una firma
diferente que disponía de comunicación interna
 a nivel internacional. He de hacer mención
antes del final, a Enrique Fernández Haya quien siendo director general de la fábrica en
Madrid, hoy actual empresario sombrero, me nombró corresponsal en este dichoso
proyecto de comunicación interna; también del citado coordinador Alfonso Heras Palomo,
pues continuamos hoy en buena amistad recordando que dirigió a una media de 7
colaboradores, 7 corresponsales y 2 fotógrafos, sumando entre todos una fuerza que hizo
posible esta publicación que aquí termino de comentar a nuestros lectores. Un trabajo
añadido que nos llevó a conocer empresas de automoción, ferrocarriles, cerveceras o
centrales nucleares, quienes también disponían de un medio de comunicación similar. Un
brindis para todos. ¡Salud!

***

martes, 27 de marzo de 2018

Cartelería para una nueva Convención de CELCE. Zaragoza, 28 y 29 Abril 2018

***
Desde hace años vengo diseñando carteles para los amigos de Onda Cero,
emisora de Toledo, y el equipo dirigido por Javier Ruiz, en su programa
"En Marcha" de gran éxito en las madrugadas de verano por la radiodifusión
española. También les mantengo un Museo Virtual en la Red que con el
tiempo ha dado en ser un éxito.

Ahora estoy probando unos nuevos diseños de carteles. En esta ocasión para
los amigos de CELCE, Club Español de Coleccionistas Cerveceros, pues no
en balde celebran dos convenciones al año, primavera y otoño, para cuyas
épocas también he diseñado alguna reciente cartelería.

Para la Jornada de Intercambio en Zaragoza, he realizado unas pruebas. Al no
disponer del adelantado Photosop, puedo utilizar el modesto PowerPoint u otras
herramientas on-line existentes en Internet.

 

El primero que les muestro, con un templo zaragozano lleno de su precioso estilo mudéjar,
ya está publicado tanto en el Facebook como en el Twitter de CELCE. Se trata de la
Iglesia de San Juan de los Panetes, en la misma capital de Aragón. Lo hice con una
herramienta similar a PowerPoint, del programa LibreOffice4.1.5 fácil de encontrar
en la Red, y muy similar al patentado mundialmente por Microsoft.

El segundo por la derecha, asemeja un posavasos cerveceros encima, precisamente, de
una caja de botellas vacías. Su herramienta viene de la mano de CANVA, y no precisa
descargar ningún tipo de programa toda vez que se trabaja directamente on-line en su
nube. Se puede dejar en ella los diseños, como hacen otros usuarios para mostrar los
trabajos. Existen en ella fotos muy buenas y libres de derechos de autor, que es por donde
me he decidido yo para diseñar esta posible tarjeta postal. Eso sí, a la hora de imprimir,
por ejemplo en un tamaño de 10,5x15 cm., el detalle del color encarece mucho su tirada.


Después, al ver los resultados que me daba la herramienta CANVA, busqué nuevas fotos
gratis donde trasladar los mismos textos del cartel original ya publicado en la Red de redes.

De una parte, a la izquierda, se puede observar esa magnífica caña que se está llenando con
cerveza desde una botella, cuya marca no se ve, y por tanto se puede añadir -siendo gratis
la foto- a un tipo de evento como el que se celebrará en Zaragoza para finales del próximo
mes de Abril.

He procurado destacar los logos de CELCE, como Club promotor de la mencionada
Convención Nacional de Primavera. Los podía haber reducido más, pero me interesa que
destaquen pues no en balde el Club de los coleccionistas ya ha superado los treinta años
de constante crecimiento y actividad. Entiendo que se han de destacar, y lo mismo he resuelto
en el otro cartel a mano derecha de la pantalla del monitor.

Me han gustado mucho las botellas que se advierten tras las letras, pues son muy raras por
su forma aunque mantienen el clásico tapón corona. También me ha gustado el mostrador
donde se exhiben y unos toques vegetales al fondo, tal vez clásicos platos con alimentos, 
que en suma me han ofrecido la curiosa experiencia de montar esa foto con los textos. 
No he conseugido asociar los dos logos de CELCE, con el fondo propio de esta foto pero bueno, no
soy un profesional en la materia; quedan bien para una animada entidad como es el
propio Club de Coleccionistas, donde estoy afiliado hace 17 años.

Espero les guste, pues también se pueden descargar con un buen tamaño y una definición
que no es para echar cohetes, pero vienen bien para archivo en la historia del propio Club.

¡Salud!
***

viernes, 9 de marzo de 2018

Revista CELCE MAGAZINE Nº 90 - Mes de marzo de 2018

***
 




En los años que llevo con esta sección, es la primera vez que recibo 
una joya de libro impreso en el extranjero y en lengua que un día de mi juventud intenté 
estudiar; no en balde el primer trabajo que aparece en mi vida laboral era en una cervecera 
participada por capital y técnicos alemanes.  


Nunca pasé más allá de contar uno, dos, tres, o decir buenos días, y salud al brindar… en 
alemán. Ahora me emociona echar mano del traductor, recordando en los gráficos y fotos 
del libro Die Brauerei im Bild las instalaciones que yo conocí montar en la desaparecida 
Henninger Española, S.A., de Madrid. De esto que les hablo, hace más de cincuenta años; 
seguramente ya no vivirán aquellos paisanos de Goethe, con quienes me hubiera gustado 
comentar este volumen editado en Núremberg, por el año 1949. Mi gratitud a J.A.O. por el 
detalle que ha tenido con este comentarista.



Buscando por los servidores alemanes, el complicado titulo se puede traducir en: La 
cervecería en imágenes, cuyos autores Karl Hennies y Robert Spanner también ofrecieron
 un subtitulo: La carrera de la cerveza. Esta edición que tengo en mis manos fue realizada por el impresor J.G.W., 
en la citada Núremberg, año 1949, aunque los derechos de la obra 
son de Verlag Hans Carl, según copyright del mismo en 1940. Son poco más de 170 
páginas, y por supuesto no contiene ninguna foto en color; no en balde hace 69 años este 
tipo de publicaciones técnicas se imprimían en blanco y negro. Con una particularidad, sus 
imágenes son de muy buenas, claras, e incluso con esa cierta cruda belleza donde no 
existía el color. Las cien fotos contenidas, han sido cedidas por empresas como: Bayer, 
Miag, A. Ziemann AG, o Holstein & Kappert Gmbh. Dortmund.

 

Buscando por los servidores alemanes, el complicado titulo se puede traducir en: La 
cervecería en imágenes, cuyos autores Karl Hennies y Robert Spanner también ofrecieron 
un subtitulo: La carrera de la cerveza. Esta edición que tengo en mis manos fue realizada 

por el impresor J.G.W., en la citada Núremberg, año 1949, aunque los derechos de la obra 
son de Verlag Hans Carl, según copyright del mismo en 1940. Son poco más de 170 
páginas, y por supuesto no contiene ninguna foto en color; no en balde hace 69 años este 
tipo de publicaciones técnicas se imprimían en blanco y negro. Con una particularidad, sus 
imágenes son de muy buenas, claras, e incluso con esa cierta cruda belleza donde no 
existía el color. Las cien fotos contenidas, han sido cedidas por empresas como: Bayer, 
Miag, A. Ziemann AG, o Holstein & Kappert Gmbh. Dortmund.



Además se incluyen gráficos diseñados en tinta china, que empieza desde el endosperma 
de un grano de cebada hasta todo un edificio, con sus varias plantas, explicando el proceso 
del ensilado de la malta, su molienda, cocimiento, filtración y envío a Bodega de 
Fermentación. Es decir, ante la dificultad de plasmar en una sola foto una producción tan 
compleja como es fabricar cerveza, se recurría al arte de un dibujante técnico; un 
delineante según la categoría laboral de la época, con una caligrafía muy esmerada para 
guía de sus dibujos, todos ellos firmados pero no he logrado encontrar su nombre. Estas 
ilustraciones técnicas con tiralíneas o plumilla, diez en total, cuyas medidas son superiores 
a 14 x 20 cm., van plegadas con un esmerado cuidado al lado de la página correspondiente 
a sus explicaciones; con los años, se han perdido dos de ellas.

 
No obstante también encontré ediciones de este libro en 1940, 1956 y 1971. Precisamente 
en este último año fueron tres sus autores, además de los citados, pues también intervino 
Georg Zentgraf; presentando 302 ilustraciones con textos, más una guía ilustrada de la 
cervecería moderna incluyendo explicaciones de sus imágenes en inglés.


Entrando en el cuerpo del libro, hay dos prólogos, uno por cada autor; el primero de Karl 
Hennies, de junio de 1940 y el siguiente de Robert Spanner de agosto de 1949. Entre 
ambos ponen al lector en antecedentes, mejorando como suele ser la primera edición.



También contiene una introducción, que ya da paso al lector hacia una de las primeras 
funciones del fabricante de cerveza: el malteado. Aquí es principal protagonista la cebada 
alimentaria, a la cual dedica nada menos que nueva apartados. A continuación, nos 
describe con fotos y dibujos el proceso de hacer germinar esos granos de cebada, su 
secado en el momento oportuno y el correspondiente tostado hasta conseguir un tueste 
según la cerveza final que se desea obtener.


Y por supuesto, gran parte del libro, a partir de la página 80, se dedica a la preparación de 
la cerveza. Son seis secciones, por donde empieza destacando dos productos importantes: 
el agua y el lúpulo. A continuación, la extracción del mosto; a ésta dedica ocho secciones, 
toda vez que pasa por diferentes fases desde el empaste de los cereales con el agua, sus 
distintas temperaturas y tiempos, filtración, separación del bagazo, cocimiento con el lúpulo, 
su envío a Fermentación donde se le añadirá la ración necesaria de levadura.



Sigue con la fermentación del mosto para cerveza verde, en siete separaciones oportunas. 
Todo debido, por lo que yo he conocido personalmente en el trabajo, a la turbiedad que 
forma la precipitación de proteínas y complejos proteína-taninos durante la ebullición y 
posterior enfriamiento del mosto, que se denomina turbiedad en frío. Para evitar que esto 
ocurra en el producto final embotellado, la “cerveza verde” se somete a un proceso de 
añejamiento, maduración o reposo. También trata del almacenamiento de la cerveza, lo que 
es la pos fermentación; con dos apartados en este tema. De ahí pasa el manual, los 
dibujos, las fotos, a lo que es el proceso de embotellado de la cerveza, con tres apartados 
muy concisos y curiosos. Para finalizar con la cerveza terminada y puesta en almacén.


Hasta aquí, se han cumplido 150 páginas. Luego, para mi sorpresa, siguen dos secciones 
que no me esperaba. La primera dedicada a la cerveza y su influencia en la economía 
alemana, final años 40, con ocho apartados; la segunda trata de la cerveza en la vida del 
individuo. Y para terminar, como se sigue patrocinando en tantas y tantas revistas técnicas 
de la actualidad, se solicitó el concurso de proveedores con sus anuncios de maquinaria o 
materiales para la fabricación de cerveza. Era por decirlo así, y lo sigue siendo, una 
captación de recursos económicos con tal de llevar adelante una publicación, si se quiere 
minoritaria, y para un público muy determinado. En esta oportunidad dirigida a los maestros 
cerveceros, que aprendieron y guiaron sus conocimientos con libros como el que yo ahora 
he tenido el privilegio de mostrar a nuestros lectores.

 

Hoy, casi setenta años después de su publicación, uno puede enriquecer los 
conocimientos, aunque mejor si su edición se hubiera hecho también en español. Y si no se 
hizo, posiblemente, es por una razón bien sencilla: la mayoría de maestros en las 
cerveceras españolas de aquellos tiempos eran procedentes de Alemania. Por cuanto 
aprendimos de ellos, a su memoria, un brindis con cerveza y ¡Salud!


sábado, 24 de febrero de 2018

La revista Celce Magazine llega a su nº 90

***

Enhorabuena a mis compañeros en el equipo de Redacción que
tiene terminada la portada. Nuestra revista Celce Magazine,
alcanza su número 90 para Marzo 2018, un hito nuevamente
logrado después de 30 años llegando al lector cada tres meses.

Una revista de lujo, reconocida por coleccionistas cerveceros
repartidos en todo el mundo, donde el estudio, la catalogación
del material conseguido por sus socios merece ser tenido en
cuenta para futuros trabajos sobre el tema.

Los amigos y simpatizantes de nuestro Club, que deseen pasar
a formar parte del mismo, les podemos facilitar  más información
por mensaje privado.

Saludos a sus, socios, lectores o futuros lectores, porque siempre
tienen buena impresión de un trabajo tan bien hecho.

***

viernes, 23 de febrero de 2018

UN LIBRO DE PESO

***
 


Por mediación de mis familiares en Ciudad Rodrigo he recibido el LIBRO DEL CARNAVAL 2018,
 editado desde el Ayuntamiento mirobrigense con motivo de nuestros clásicos festejos en honor del
dios Momo. Cuando me llegó tuve la misma sensación de un maestro cervecero el cual nos ofreció,
recientemente, una lección magistral en la única cervecera industrial que sigue funcionando en la
provincia de Madrid; al despedirnos de él, entre todos quienes asistimos le regalamos una
enciclopedia sobre la cerveza, tuvo a bien expresar: ¡Esto pesa, esto es algo bueno!, nos dijo sin tan
siquiera abrir el paquete.

Y evidentemente que el último libro dedicado al antruejo rodericense, lo es y bien bueno. Son 500
páginas impresas a todo color, cuyos contenidos, destacados autores, temas expuestos, fotografías,
etc., ya han sido tratados con buenas consideraciones por otros comentaristas anteriormente. Más un
añadido que pongo yo: hasta los anuncios son bonitos. No es un libro de bolsillo, no es una edición
barata para llevar de un lado a otro, olvidar o perder por cualquier descuido; hace falta comer bien
primero y otorgarse una buena lectura después, sin empacho de letras ni fotos, con tal de que nos dure
días y días, un mes o los que haga falta, pues por el peso de este libro recibido se requiere buen ánimo
para sostenerlo entre las piernas, con tal de leer hasta que las letras empiezan a bailar entre líneas y
nos dejemos llevar por esa cabezada tan necesaria, para quienes contamos con unos cuantos años,
muchos, peinando canas.





Pronto cumpliré 50 años, desde que me suscribí a La Voz de Miróbriga y empecé a colaborar con el
doctor don Jesús Huerta Alonso, de cuya mano llegué a compartir amistad con don Antonio Custodio,
don Ignacio María Domínguez, don José Antonio Martín, don Leopoldo Gómez, don Feliciano
Sierro, don Abraham Cid y tantos otros a quienes desde aquí, en su grato recuerdo, les sigo
agradeciendo cómo me admitieron a colaborar en los futuros libros; o en casi todos, porque alguno
hubo donde no pude acudir. Con todos ellos y los sucesivos alcaldes, concejales de cultura, festejos,
etc., también añado mi gratitud a tantos y tantos colaboradores anónimos, voluntarios, particulares o
funcionarios del Ayuntamiento, que ponen cada día su ilusión y esfuerzo para que este libro,
anualmente, mejore al anterior. En resumen una escuela que, sin paredes ni aulas físicas se ha venido
manteniendo entre débiles hojas de papel. Es más, en la era informática donde vivimos, seguramente
llegará a su exclusiva edición digital. ¡Salud!

He rescatado de entre los anaqueles de mi biblioteca el ejemplar número 1, dedicado al Carnaval de
1980. Era tan modesta aquella publicación que ni tan siquiera tenía numeradas sus páginas, o sea que
más bien eran pocas y de colores los justos. Es decir, en estos casi cuarenta años, la susodicha
iniciativa privada, editada por la Junta de Interpeñas, contó con dieciséis colaboradores literarios y
tres fotógrafos: Vicente, Corrales y Pazos. Desde entonces hasta hoy, la publicación ha cogido peso
en todos los sentidos e igualmente de forma proporcional en calidad y temática se mire por donde se
mire.















Con una merecida distinción, pues siendo variados sus fundadores, distintos, cada cual en sus ideas,
empezaron bajo la batuta del maestro don Alfonso Ortiz “el fresquero” a consolidar las bases de un
libro que luego adoptó el Consistorio de la vieja ciudad mitrada para darle continuidad. En igual
sintonía, bajo el signo político que fuera, y con un plantel de autores, de colaboradores, tan variado
como son otros sencillos articulistas como yo, o doctores, licenciados, con un alto indice intelectual
en sus textos al mejor estilo académico: historia, arte, folclore, sociedad; más periodistas, religiosos,
artesanos, trabajadores, funcionarios y jubilados quienes, todos, siguiendo en la idea del buen
Ceferino Santos Alcalde que se nos fue, continúan reuniéndose entre las páginas y tapas de este libro
monumental; porque así es la ciudad editorial que es dos veces ciudad.

Pronto cumpliré 50 años, desde que me suscribí a La Voz de Miróbriga y empecé a colaborar con el
doctor don Jesús Huerta Alonso, de cuya mano llegué a compartir amistad con don Antonio Custodio,
don Ignacio María Domínguez, don José Antonio Martín, don Leopoldo Gómez, don Feliciano
Sierro, don Abraham Cid y tantos otros a quienes desde aquí, en su grato recuerdo, les sigo
agradeciendo cómo me admitieron a colaborar en los futuros libros; o en casi todos, porque alguno
hubo donde no pude acudir. Con todos ellos y los sucesivos alcaldes, concejales de cultura, festejos,
etc., también añado mi gratitud a tantos y tantos colaboradores anónimos, voluntarios, particulares o
funcionarios del Ayuntamiento, que ponen cada día su ilusión y esfuerzo para que este libro,
anualmente, mejore al anterior. En resumen una escuela que, sin paredes ni aulas físicas se ha venido
manteniendo entre débiles hojas de papel. Es más, en la era informática donde vivimos, seguramente
llegará a su exclusiva edición digital. ¡Salud!
***

sábado, 17 de febrero de 2018

Libro Carnaval del Toro CIUDAD RODRIGO (Salamanca) 9-13 de Febrero 2018

***
He recibido el libro editado por el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo (Salamanca)
dedicado al Carnaval del Toro 2018. Un precioso ejemplar, con 500 páginas
muy bien ilustradas e interesantes artículos, para disfrutar poco a poco de su lectura
en estas tardes de invierno. Gracias al concejo mirobrigense, y las buenas impresiones
por mi reportaje dedicado al fotógrafo Santos Vicente Vicente, merecido para un buen
artista charro como es él.

 
Tan buena edición tiene en la portada una escena mediante la cual, voluntarios habitantes
de Ciudad Rodrigo se vistieron al estilo militar del siglo XIX, recreando una preciosa
escena bélica asaltando la vieja ciudad mitrada, recordando los sucesos de nuestra Guerra
de la Independencia. La antigua Miróbriga sufrió el asalto de las tropas napoleónicas en
su ocupación, y otro tanto de liberación por los aliados al mando del Duque de Wellington.

 
Este ejemplar hace el Nº 39 de los editados por el Ayuntamiento rodericense, en los
cuales, tantos años, he procurado colaborar en casi todos. Para esta ocasión me
decidí por una entrevista al fotógrafo local SANTOS VICENTE VICENTE, en virtud
de la amistad que venimos manteniendo desde hace muchos años.

 

Cuando me propuso el tema para tratar en mi colaboración anual,
no lo pensé dos veces: la foto estenopéica, técnica esta que ya conocí
en tiempos anteriores. Pero no me importó, pues siempre que nos hemos
visto en los últimos años, Santos Vicente me comentaba todos los frutos
que iba obteniendo de su experiencia gráfica.

 

Un sistema tan clásico, que se está imponiendo en la actualidad en una
forma purista de los mejores fotógrafos. Y la verdad, me costó estudiar
duante meses, gracias al abundante material que hay en la Red de redes, 
sobre este antiguo sistema de captar los hace de luz que rebotan desde
nuestros cuerpos, desde cualquier objeto fijo hacia el objetivo
milimétrico de una caja de zapatos.

 
Ambos, el entrevistado y este entrevistador, hemos recibido buenas impresiones.
Y nos alegramos, pues parece que el reportaje ha quedado comprensible para 
el lector menos experto en estas artes gráficas. Que lo son, como el precioso cartel
ganador del concurso convocado por el Ayuntamiento mirobrigense, y cierre de 
lujo en una publicación de categoría como es ésta.
***

sábado, 27 de enero de 2018

LIBRO DEL CARNAVAL 2018

***
Ayer viernes, 27 de enero, se presentó en Ciudad Rodrigo (Salamanca) el LIBRO DEL CARNAVAL
2018. Mi colaboración va dedicada al fotógrafo Santos Vicente Vicente y sus buenos trabajos con 
pruebas en foto "estenopeica". Es la edición Nº 39 de libros publicados para el carnaval mirobrigense.



















Ha tenido la amabilidad de enviarme esta foto, tomada ayer mismo desde el patio de butacas
en el Teatro Nuevo Fernando Arrabal, cuando la concejala delegada de cultura, Azahara Martín,
iba desgranando los trabajos y colaboraciones publicadas en dicho libro.
Deseo disfruten del Carnaval. ¡Salud a todos!
***

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Revista CELCE MAGAZINE Nº 89 - Mes de diciembre de 2017

***
Cuando veo el número de entregas alcanzadas, con esta sección que llevo adelante desde hace muchos años, 
pienso a veces si no será ya hora de retirarme y que sea un cronista más joven quien acepte este tipo de 
voluntariado; difundir, colaborar en la cultura cervecera de CELCE, con el visto bueno de la Junta Directiva, 
siempre tiene su atractivo. Un ejercicio constante como es la investigación, para unos lectores tan amables como
tiene esta revista, es reconfortante; pero no es cuestión de permanente continuidad y viene bien el relevo para 
refresco y modernización  de tan peculiar rincón cervecero.

Cuando se acerca el final del presente año, vuelvo a referirme a mi antigua vecina 
SUSAETA EDICIONES, S.A., que sigue trabajando, y bien, en el Polígono de Las 
Mercedes; un proyecto industrial en el tardofranquismo municipal de los años 60, más 
conocido por Ciudad Satélite Las Mercedes, de Madrid. Me alegro mucho por ellos, pues 
dados los avances en temas de impresión, distribución y venta, Susaeta no ha dejado de 
editar libros con atractivos importantes para mí: son buenos, curiosos, ilustrados y a buen 
precio. Yo pienso que es así por donde todos podemos empezar a adquirir un cierto valor 
culto, de forma amena y económica.

 

Haga su propia cerveza de forma artesanal es un libro preparado en 2016 con Tikal 
Ediciones, de la obra colectiva de Susaeta; son 192 páginas y encuadernada su portada 
con estampación de brillo en relieve, e interior con espiral. En su información al lector, dice 
que elaborar cerveza en casa es cosa fácil y rápida de obtener antes de lo que uno pudiera pensar. 
A la vista de cuanto nos expone entre sus páginas, no es preciso grandes 
inversiones ni materiales costosos en exceso; dependiendo de la condición personal o 
familiar de cada lector, la cerveza se puede fabricar sin problemas en la cocina de nuestra 
vivienda.








Los expertos informan de ser un proceso al alcance de todos, pues éste se puede adaptar 
según los conocimientos o estar disponible cada pretendiente cervecero. Es cierto que hay 
sencillos kits para los primerizos, hasta métodos más complejos para los avanzados. No se 
precisa mucha teoría, si bien es importante conocer esos puntos críticos que todo proceso 
tiene en sus diferentes etapas. El libro propone introducir al lector en el mundo de la 
cerveza artesanal, sus ingredientes, historia, características, estilos y métodos de 
elaboración con recetas; consejos y recursos mediante los cuales adentrarse
en la aventura de elaborar la propia cerveza, a consumir en casa o con los amigos.


 
El sumario que nos presenta comprende veintitrés apartados, cada cual más interesante. 
Dando importancia en otra sección a las recetas: a partir del extracto de malta, sistema 
todo grano, algunas levaduras y el correspondiente índice.  La presentación no puede ser 
más clara, cuando nos dice que el futuro cervecero ha de ejercer de microbiólogo, químico 
y matemático; trabajar con levadura, probetas de laboratorio, densímetros y calculadoras, 
registrando sus temperaturas, densidades del mosto obtenido, dejando un buen espacio 
para la creatividad del lector. Todo esto se puede convertir en el hobby junto con la pasión 
de cada vez más numerosos aficionados. Conclusión, lo recomiendo.

 





Cerveza, guía práctica y elaboración, es de 2017 y publicado por la Editorial LIBSA, con 
128 páginas y tapas en cartoné. Su contenido se distribuye en unos veinte apartados, 
reunidos en cuatro grupos: presentación, ingredientes y elaboración, las cervezas y 
términos usuales. Añade un índice de cervezas por diferentes países.

 

En su solapa de portada encuentro una buena aclaración. Para conocer realmente lo que 
tenemos en el vaso, lo mejor es comenzar estudiando por separado los cuatro ingredientes 
básicos de la cerveza: agua, malta, lúpulo y levadura. En su presentación expresan que 
con este libro desean realizar un homenaje a la cultura cervecera, acercando al lector
hacia la historia de esta bebida de cereal y sus ingredientes que, aun siendo pocos
–los citado anteriormente- pueden combinarse en manos de los maestros cerveceros
de forma casi mágica, dando lugar a cientos de estilos variables en miles de ambrosías. 
Todo esto es un breve apunte advertido en su primera parte.

La segunda parte del libro semeja un viaje a propósito con tal de paladear las más ricas 
cerveza del mundo, una por una. Primero, las cervezas de Europa; después las del 
continente americano, a continuación los otros continentes y, por último, un apartado que 
se dedica a varios productos como las que no tienen gluten o carecen de alcohol, haciendo 
posible llegue esta maravillosa bebida a cualquier tipo de consumidor.

 

Además cada cerveza tratada en este volumen, se presenta mediante una ficha completa 
con una foto previa, acompañando todos los datos oportunos: país de origen, tipo, 
graduación alcohólica, temperatura ideal para degustar, color, espuma, etc., incluyendo un 
texto con todos los datos especiales de la cata, completándose con su historia del 
fabricante, anécdotas y curiosidades, estética del envase o maridaje perfecto.

Su autora es Nuria Penalva, redactora especialista en salud, nutrición, bienestar, biología, 
Medio Ambiente y fotógrafa. En su haber cuenta numerosos trabajos de redacción
y edición para elaborar reportajes de salud a publicar en revistas; realiza también notas de 
prensa para diferentes empresas del sector geriátrico; o textos de contenidos especiales 
destinados a enciclopedias y guías de naturaleza.

En cuanto a elaboración artesanal, me gustó ver destacada LA CIBELES, de David Castro. 
Más otras españolas industriales como: Alhambra 1925, Ambar Export, Cruzcampo Gran 
Reserva, Damm Inedit, Estrella de Galicia, Mahou Cinco Estrellas, San Miguel 1516 y Voll-
Damm Doble Malta, lo cual, a mi entender, no está nada mal. Éstas entre otras de más de 
treinta países, creo que es una buena y merecida representación.

Curiosa publicación por tanto, recomendable para comenzar a adquirir sencillos 
conocimiento que, a la postre, harán del lector un poco más entendido en este difícil arte
de fabricar una cerveza personal. Que disfruten y dediquen su primer trago con un brindis 
a todos. ¡Salud!
***